Cierta vez, todos los científicos, ya muertos, que estaban en el cielo, se propusieron jugar a las escondidas. En el sorteo le tocó a Einstein ser el primero en contar.

Al comenzar Einstein su cuenta, todos salieron corriendo en distintas direcciones buscando un escondite.
Todos menos Newton; que se dedicó simplemente a dibujar en el piso un cuadrado de 1 metro de lado y se paró dentro de él. Justo a espaldas de Einstein.

Einstein terminó su cuenta: – …97, 98, 99, 100 – , abrió los ojos, dio media vuelta, y se encontró a Newton parado justo delante de sus ojos.

Einstein dijo: “¡Piedra libre para Newton!, ¡Piedra libre para Newton!”

Newton, negando con la cabeza, dijo:
– Tengo que discrepar. Yo no fui encontrado. Yo no soy Newton.

Ante el estupefacto Einstein, que miraba seriamente a Newton, todo el resto de los científicos salieron uno a uno de sus escondites, entre intrigados y sorprendidos, para finalmente escuchar una explicación de Newton con la que se vieron obligados a coincidir.

Newton dijo:
– Como verán, yo estoy parado en un área de 1 metro cuadrado. Por lo tanto, soy un Newton por metro cuadrado. En definitiva, yo soy Pascal.

Y Einstein, tuvo que volver a contar…

Esta genialidad (¿?) me llegó por mail y no podía de dejar de compartirla, y acá.

Quién diría yo de chistes justamente hoy…pero bueno, hasta estoy de ánimo para postear… yo también estoy sorprendida. ¿A qué viene esto? No importa, es por si alguno sabe de qué hablo.

Posts relacionados en mi Isla Infinita:
pi pi pi
Chistes matemáticos
Todos podemos ser el papa – Demostración

ir al inicio-PÁGINA PCIPAL|votar | |  Share

 Un día decidí que tenia que estudiar otra carrera, esta vez universitaria, y no quedarme con el título terciario con el que ya contaba, y a las pocas horas estaba inscripta en una (la que estudié por mas de 5 años), aún cuando fui a inscribirme fuera de término. Al mediodía les avisé a mis padres la decisión…Tenia 19 años y en ese período dependía económicamente de ellos.

 

 

Una tarde me anoté en las Olimpiadas de Física, nos sabía ni de qué se trataban, pero nos acababan de decir que nos darían horas de clase para ello y que había niveles nacionales e internacionales…con  casi todo cubierto en los viajes, para los que alcancen esos niveles. Viajé tres años a las nacionales, aún no me explico que hice además de tomar mate y jugar mientras los demás debatían temas científicos, pero ahí estaba yo viajando. Más no hacía, los que se lo tomaron en serio, tuvieron además, sus oportunidades en el exterior.

En el primero de esos viajes, tuve ganas de ir a a saludar al ganador. Por casualidad me quedé con unos lentes de sol que eran de una amiga suya para darle suerte. Fueron el símbolo que nos dibujábamos en cada carta que nos enviábamos casi todos los días entre visita y visita, viajando de Bs. As. a Rosario y viceversa, pagando facturas telefónicas impensadas. Ya que estuvimos dos años de novios y faltando mucho al colegio…

  

 

Acostumbré siempre a tener el cabello con mis rulos medio desarreglados, sin ninguna pasada de peine salvo en el lavado, pero aun así, recto, común… largo. Un día me encontré yendo a una reunión con el cabello corto, lleno de desniveles y mis rulos saltando por donde se les antojaba, es que en unos minutos le di a las tijeras hasta que me dio por parar… desde ese día, mi pelo es siempre así, caótico, corto y desnivelado; ya sea que me lo corte yo, o pida auxilio para que lo hagan libre por mi.

 

  

Una noche de verano, un plan de vacaciones tambaleaba demasiado como para esperar el resultado. Recordé que un contingente de “amigos” salían esa misma noche, en solo tres horas, por diez días a un campamento en el medio de la nada,a casi 800 km y con un clima que tiene todas las temperaturas en las 24 hs de un mismo día. Yo me encontraba a una hora de mi casa, teléfono público mediante, aviso que me adoso a ellos, confirmo hora y asistencia, tomo un taxi. Llego a mi casa, no hay nadie, no tengo tiempo de esperar, recojo mi mochila y le meto un rejunte de ropa. Alguna de la que necesitaba estaba puesta para ser lavada, la metí igual. Todo un bollo apretado, y demás elementos necesarios, los que se me ocurrieron mientras volaba por la casa. No encontré dinero más que el que tenia encima. Escribí una nota a mis padres y me fui. Llegué con tres minutos de retraso (¿nada mal eh?) para la hora pactada, pregunté si un amigo me prestaba dinero hasta que a la vuelta se lo devolviera, y ahí me fui yo. Unas vacaciones fantásticas, eso sí,con ropa sucia antes de usarla.

 

 

Vagando por la calle con unas amigas un sábado a la noche, terminamos en una reunión de amigos (entre ellos) a los que desconocíamos, pero nos caímos simpáticos mutuamente. Habíamos ido aun club de pesca a ver el río, y ellos a comer un asado. Conozco a un chico de esos, que se me sienta al lado a charlar, era el “homenajeado”, se despedía porque se iba a vivir al sur (a San Carlos de Bariloche, mi lugar en el mundo desde antes de conocerlo) en veinte días. Nos costó alejarnos ya muy entrada la mañana, quedando para vernos esa misma tarde. No nos separamos más. Faltando tres días para su partida me pregunta si quiero ir. Claro que sí!. Aviso a mis padres que en tres días me voy a Bariloche con este chico del que no sabían mas que el nombre. No pensaban darme ni un centavo para esa”locura”. Una amiga juntó las propinas de esos dos días restantes, en la estación de servicio en la que trabajaba, y me las regaló, mi tío, aunque se le cae el dinero, me regalo unos manguitos también. No recuerdo, pero calculo que antes de subir al micro, mi mamá me habrá dado algo también, a escondidas ya que mi papá no la hubiera dejado. Al cuarto, casi quinto día, desde la invitación, estaba en un hostel, ayudando a buscar departamento. Al octavo, en la cumbre de una montaña.

A los tres meses una noche sentí que tenia que hacer mi vida, no la de otro, y que, definitivamente, esa escapada no era lo que me servía, al menos no era el momento. Veinticuatro horas después estaba comprando el boleto par el regreso… y dos días mas tarde, estaba llegando a Rosario. Después de un descanso y de desarmar los bolsos, me levanto a la mañana, tomo unos papeles…

…y a las pocas horas estaba inscripta en una carrera universitaria(la que estudié por mas de 5 años), aún cuando fui a inscribirme fuera de término….

 

mate cebadoSoy de las que toman mate por todo, en todo momento y bajo toda circunstancia…podría no comer, puedo no dormir, pero no puedo vivir sin tomar mate…de preferencia en compañía…obvio, aunque sola son los que más tomo…Aclaración para los que no lo conocen: sola, no de “en soledad”, sino de no cebar nada más que para mí, ya que a mi hija todavía no le doy…aunque me pide… 🙂

A mi vicio por el mate es que le debo haber conocido a mi marido… (mmm… tendré que replantearme mi adicción afición a este maravilloso brebaje?  :mrgreen:  )

 

Con ustedes, una hermosa descripción/reflexión de LO QUE ES EL MATE…

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En Argentina o en Uruguay nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión. Te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.

Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es “hola” y la segunda “¿unos mates?”.

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan. Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos. Los buenos y los hijos de puta.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo. Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: ¿Dulce o amargo. El otro responde: -Como tomes vos.

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres. Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es porque ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera. Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solos. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por adentro hay revoluciones.

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…

Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena, la charla, no el mate.

Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y viceversa.

Es la sinceridad para decir: “basta, cambiá la yerba!”.

Es el compañerismo hecho momento.

Es la sensibilidad al agua hirviendo.Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ¿está caliente, no?

Es la modestia de quien ceba el mejor mate.

Es la generosidad de dar hasta el final.

Es la hospitalidad de la invitación.

Es la justicia de uno por uno.

Es la obligación de decir “gracias”, al menos una vez al día.

Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

Ahora vos sabés, un mate no es sólo un mate…

 convidar un mate

Autor: Hernán Casciari y lo publicó en “Diario de una mujer gorda”. Circuló por muchos lugares bajo la autoría de Lalo Mir, él lo leyó en la radio, pero no es el autor.

 

Como dije en un comentario y se habrá notado…no puedo escribir, sencillamente no me sale…no es que antes escribiera mucho, ni bien, pero al menos, lo hacía con ganas y una  especie de “fluidez” se le podría decir…

Fue desde que hice el post del luto…(unos días antes ya me pasaba con chatear, o andar merodeando por otros blogs y comentar…pero cada día mi incapacidad para expresarme fue creciendo, y lo feo, en todo caso, es que la necesidad por dentro esta/ba igual…)Pero no sólo eso…pasó algo más…algo que creo que solo con tiempo podré darme cuenta qué es y porqué no encuentro palabras que sirvan… Es MUCHO y hay que procesar…No, no puedo…ni esto ya logro decir con claridad…

Nos vemos, me voy a tomar unos mates, ya saben, están todos invitados!!!

 

 Posts relacionados en Mi Isla Infinita:

  ➡ La fábula del pelotudo

  ➡ peoplemaking

 

 

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertían con el pelotudo del pueblo, un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y recibiendo limosnas.

Diariamente, algunos hombres llamaban al pelotudo al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de 50 centavos y otra de menor tamaño, pero de 1 peso.

Él siempre agarraba la más grande y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.

Un día, alguien que observaba al grupo divertirse con el inocente hombre, lo llamó aparte y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda de mayor tamaño valía menos y éste le respondió:

– Lo sé, no soy tan pelotudo…, vale la mitad, pero el día que escoja la otra, el jueguito se acaba y no voy a ganar más mi moneda.

______________________________________

Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

  • La primera: Quien parece pelotudo, no siempre lo es.
  • La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos pelotudos de la historia?
  • La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos
  • La cuarta: Podemos estar bien, aun cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros. Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan los demás de nosotros, sino lo que uno piensa de sí mismo.

MORALEJA:"El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser pelotudo delante de un pelotudo que aparenta ser inteligente"

 

  Esto me llegó vía mail…Las conclusiones no las puse yo, está “copypasteado” textualmente…

También está posteado textualmente en varios foros y demás, y en muchos, leí algo así como que esto quiere dejar como inteligente a alguien que por más que tuvo astucia, no deja de tener una actitud de “ventajero”, ni eso lo hace menos pelotudo…etc. etc. etc. …Poniendo aún, un velo de superficialidad al asunto…Mejor, que cada uno saque SUS PROPIAS CONCLUSIONES… ya que se presta exactamente a la reflexión por más que no pase de un sencillo chiste…y, si quieren se arma el debate, como ha sucedido en varios de los lugares en donde también lo han colgado. Yo, por mi parte…con tanto sueño, me reservo para los comentarios (si llega a haberlos) lo que opino.

Rescato eso sí, la tercera y cuarta, que independientemente de lo que pueda pensarse sobre la actitud del “pelotudo” se desprenden del texto y con sueño y todo me arriesgo a decirlo…

Se me ocurren, así rápido, unas cuantas conclusiones más… y alguna que otra aclaración a las ya hechas…pero la verdad, puedo llegar a decir una pelotudez  :mrgreen: ya que mi cerebro se fue a dormir hace rato y yo estoy acá en piloto automático…

💡 Lo podría haber posteado mañana… ¡qué pelotuda! JAJAJA!!! :mrgreen:

 

 

 

Altamente Científico

LO QUE SIEMPRE QUISISTE SABER… Y NUNCA PREGUNTASTE

El Dr. O. Álvarez un renombrado gastroenterólogo, me suministró esta interesante e instructiva información que con gusto comparto con ustedes.

1- ¿Qué es el pedo? ¿Cuál es su composición?

Flato, del latín flatus, significa soplo y es un compuesto de gases altamente variable, expelida por el ano.
Está formado por parte del aire que respiramos, que es casi compuesto exclusivamente de Nitrógeno y Dióxido de Carbono, luego el organismo absorbe oxígeno, y los gases resultantes de las reacciones químicas entre los ácidos estomacales, fluidos intestinales y flora microbiana producen: Dióxido de Carbono, Hidrógeno y Metano.

2- ¿Qué hace que los pedos tengan olor?

El olor de los pedos proviene de pequeñas cantidades de Sulfuro de Hidrógeno (gas sulfhídrico) y Azufre libre en la mezcla.
Cuanta más rica en Azufre es tu dieta, más de esos gases van a ser producidos por las bacterias en tu intestino, y más hediondos serán tus pedos.
Alimentos como cebolla, coliflor, huevos y hongos, son notables por producir pedos repugnantemente hediondos.
Los porotos, por ejemplo produce grandes cantidades de pedos no necesariamente pestilentes (inodoros).

3- ¿Por qué los pedos hacen ruido?

Los ruidos son producidos por la abertura anal comúnmente conocida como el orto.
El ruido depende de la velocidad de expulsión del gas, y de cuán estrecha es la abertura de los músculos del esfínter anal.

4- ¿Cuánto gas produce una persona normal?

En valores promedio, una persona produce cerca de un litro de pedo por día, distribuido matemáticamente en aproximadamente 14 pedos diarios.
Puede ser difícil para vos determinar el volumen de tus pedos diarios, pero vos podes estimar cuántas veces al día te pedorreas.
Pensá en esto como en un pequeño experimento científico: Anotá todo lo que comes y contá el número de veces que alegremente te pedorreás.
Entonces podes tomar nota del olor de tus pedos. Descubrirás una relación entre lo que comés y el hedor de tus pedos.


5- ¿Cuánto tiempo tarda el pedo para llegar a la nariz de una victima inocente?

Depende de las condiciones atmosféricas, humedad, velocidad del viento y distancia entre las personas.
Los pedos también se dispersan, su potencial nauseabundo disminuye con la dilución. Existen condiciones excepcionales.
Cuando el pedo es liberado en un área pequeña y cerrada, tal como un ascensor, un cuarto pequeño, dentro de un automóvil o bajo las sábanas,porque esas condiciones limitan la cantidad disponible de diluyente (aire) y el pedo va a permanecer en una concentración que permitirá su percepción, por más tiempo, hasta que se condense en las paredes.

6- ¿Algunas personas nunca se pedorrean?

¡Falso! Toda entidad viva se pedorrea.
Algunas personas se pedorrean aún algunas horas después de muertas (generalmente gente extremadamente vengativa…).


7- ¿Los hombres se pedorrean más que las mujeres?

Falso! Las Mujeres se pedorrean tanto como los hombres. La diferencia es que los hombres se enorgullecen de ello.

8- ¿En qué momento uno está más propenso a pedorrearse?

Durante la mañana al despertar. Esto es conocido como Cantata Matinal o Allegro, ma non tropo.
Si uno llega al baño y empuja fuerte se puede conseguir una buena resonancia y ser oído en toda la casa!

9- ¿los porotos hace que las personas pedorreen más?

El poroto contiene azúcares que los humanos no pueden digerir.
Cuando esos azúcares llegan a nuestros intestinos, las bacterias se hacen una fiesta y producen mucho gas.
Otros productores notables de pedos son: el maíz, la pimienta, el repollo y la leche.

10- ¿Es el eructo en realidad un pedo que salió por el lado equivocado?
No. La frase… Eructo es un pedo que tomó el ascensor o el poema:

Un eructo bien lanzado
según la opinión de Angulo
es un pedo, que cansado
no pudo llegar al culo

… ¡son puro folklore!

El eructo viene del estómago y tiene una composición química diferente a la de un pedo.
Los pedos tienen menos aire atmosférico y más gases producidos por flora microbiana.

11- ¿Dónde van los pedos que aguantamos?

¿Cuántas veces UD se aguantó un pedo, pretendiendo soltarlo en la primera oportunidad apropiada y después descubrió que este había desaparecido?
¿Salió lentamente, sin que la persona se diera cuenta? ¿Fue absorbido por la corriente sanguínea? ¿O qué carajo es lo que le pasó?
Los médicos están de acuerdo en que el pedo que no es puesto en liberad no es absorbido, simplemente vuelve a los intestinos y sale más tarde,
como la cabeza de una tortuga.
Esto reafirma el hecho que los pedos no se pierden sino que se demoran.

12- ¿Es posible encender los pedos?

La respuesta es SI! Normalmente los pedos incluyen Metano e Hidrógeno, ambos gases inflamables.
Por esto, Ud. debe tener en cuenta que intentar la ignición de un pedo puede ser peligrosa.
La llama puede retroceder y su ropa o lo que estuviese cerca se puede prender fuego.
Cerca del 25_ de las personas que lo intentaron, quemaron sus nalgas y los pelos de su culo.
Y a pesar de que es un espectáculo inolvidable ver las llamas azules que producen los pedos, amigo le recomiendo que mejor no lo intente o padecerá la celebre expresión de "cagó fuego".

Agradeciendo su inteligente atención, no se ponga colorado porque seria al pedo.

 

😉 gracias amigo fokker de ATP

 

 

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso -reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas.
Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

 
Eduardo Galeano – “El libro de los abrazos

 

Deseo que los fuegos bobos que no alumbran ni queman sean cada vez menos, y que el mundo este lleno de fuegos locos; de colores…y sobre todo de los imprescindibles…los que “arden la vida con tantas ganas” que encienden a quien se les acerca…

 Posts Relacionados en mi Isla Infinita:

➡  Autodiscriminación

➡  Peoplemaking

“El camarero trabajaba en la máquina de café. Giró y colocó tres tazas vacías alineadas en la barra.

cutecolorsfeecup5cutecolorsfeecup5cutecolorsfeecup5

– Observa bien estas tres tazas – le pidió a Ariadna.

– ¿Qué tienen de especial?

– Aparentemente nada – repuso él – ¿verdad que las ves iguales? –

– Si.

– ¡Pues no lo son!

Ariadna contempló expectante las tres tazas vacías mientras el hombre se disponía a  iniciar, feliz y sonriente, su explicación.

– He calculado que el contacto de un camarero con cada cliente que pide un café no supera en promedio un escaso minuto. Es el tiempo que suman el saludo y la pregunta: Qué desea tomar?, lo que te pide el cliente, cuando pones la taza sobre la mesa, la hora de pasar la cuenta y la despedida cuando se marcha. Son muchos momentos diferentes, pero el verdadero contacto entre el camarero y el cliente no supera en conjunto el minuto.

– Y qué significa eso?

– ¡Significa que es una oportunidad!. Independientemente de la calidad del café, que es lo de menos, en ese minuto el camarero tiene ante sí tres opciones o, mejor dicho, tres posibles resultados que dependen de su actitud.

Tras decir eso, hizo una breve pausa para encontrar las palabras más adecuadas. Luego explicó:

– En ese minuto puedes conseguir que la persona: se marche peor de lo que ha llegado si eres grosero, o bien puede irse igual de lo que ha venido si lo tratas con indiferencia. Pero también tienes la oportunidad de que salga del café mejor que como ha entrado si le regalas un poco de amabilidad.

– ¿Y eso es todo? -dijo Ariadna sin ocultar su decepción – Pero ¿qué tiene que ver eso con el sentido de la vida?

– Este es justamente el sentido de la vida!, y no solo para los camareros. Todos tenemos cada día decenas de pequeños y grandes contactos con los demás. Nuestro reto es conseguir el tercer resultado: que su día sea un poco mejor después de estar con nosotros. Este es el desafío! El premio gordo de cada encuentro!

Al escuchar esto Ariadna quedo pensativa. El camarero entonces le guiñó el ojo y se despidió así:

– Y ahora debo irme, tenemos muchos días que mejorar!.”

cutecolorsfeecup3

(Fragmento extraído del libro “El laberinto de la felicidad” – Alex Rovira y Francesc Miralles)