mayo 2009


El actor argentino Miguel Ángel Solá lee el texto, que arranca así:

Yo, con la salud algo quebrantada y no sé si recuperable, dejo a mi segunda mujer mis brazos y mis piernas, en recuerdo de que con unos y con otras la abarqué y la ceñí, la incorporé a mi territorio, la gocé y logré que me gozara…

Vodpod videos no longer available.

Para descargar:

http://www.rtve.es/resources/mp3/1/0/1242902405401.mp3

Click derecho sobre este link y luego “guardar enlace como” ya queda un archivo .mp3,
solo habría que cambiar el nombre ya que sale un número.

Transcripción:

Yo…con la salud algo quebrantada y no sé si recuperable,

dejo a mi segunda mujer

mis brazos y mis piernas,

en recuerdo de que con unos y con otras

la abarqué y la ceñí;

la incorporé a mi territorio;

la gocé y logré que me gozara.

También le dejo

mis rabietas de verdugo y mis caricias de arrepentido;

mis hoscas vigilias y mis nocturnos de minucioso amador;

la melancolía que me provocan sus ausencias

y el cielo abierto que acompañan sus regresos;

la garantía de saberla dormida a mi lado

y la certeza de que velará mi último sueño.

Yo..dejo también una canción cadenciosa y pegadiza

que mi madre cantaba en la cocina

mientras revolvía el dulce de leche casero;

dejo un cristal con lluvia

que me ponía alegremente melancólico;

dejo un insomnio con luna creciente y dos estrellas;

dejo la campanilla con la que llamaba a la esquiva buena suerte;

dejo una tijerita de acero inoxidable

con la que a través de los años,

me fui cortando tres o cuatro tipos de bigote;

dejo el cenicero de Murano que recogió,

sin inmutarse, las cenizas de mis frustraciones;

dejo todos mis apodos y mis remordimientos clandestinos;

dejo una ficha de ruleta

para que alguien la apueste al treinta y dos;

dejo el relámpago de la memoria

que a veces ilumina los baldíos de mi conciencia;

dejo el cuaderno tabaré cuadriculado

donde fui anotando mis vagos presentimientos;

dejo un ejemplar del Quijote en papel biblia

con notas al margen que testimonian mi aburrida admiración;

dejo los gemelos de oro que me regalaron para mi segunda boda

y que nunca estrené pues uso camisas de manga corta;

dejo la cadenita de mi pobre perro que murió hace tres años

porque no supo soportar su viudez;

dejo un encuadernado ejemplar de la oda al carajo,

única obra maestra del ubicuo bandolero

que escribió nuestro himno y el de Paraguay;

dejo el antiguo calzador de mango largo

que uso en mis temporadas de lumbago;

dejo mi valiosa colección de arrugadas expectativas;

dejo un cajoncito de cartas recibidas

y otro cajoncito con copias de las cartas que no me contestaron;

dejo un termómetro enigmático y maravilloso

porque siempre nos fue imposible leer en él

la temperatura nuestra de cada día;

dejo la acogedora sonrisa de la preciosa pero intocable

mujer de un amigo que es campeón de karate;

dejo el único piojo solitario, anacoreta,

que ingresó hace doce años en mi geografía corporal

y al que ultimé sin la menor piedad ecologista;

dejo un plano muy bonito de Montevideo,

recuerdo de una época poscolonial y premoon;

dejo mi horóscopo con sus pronósticos nunca confirmados;

dejo un papel secante con la firma (invertida) de un ministro del ramo;

dejo un caracol gigante recogido en una playa oceánica

que antes de expirar me miró

con la tristeza de su odio salado;

dejo una antena de TV

que sólo aportó inéditos fantasmas a mi pantalla;

dejo las ojeras de mi hipocondría y los ardides de mi falso olvido;

dejo un decilitro de ola atlántica

que guardo en un frasco verdiazul para que no extrañe;

dejo un sueño erótico y su verdad desnuda,

por cierto inalcanzable en la arropada vigilia;

dejo una bofetada femenina, injusta y perfumada;

dejo una patria sin himno ni bandera

pero con cielo y suelo;

dejo la culpa que no tuve y la que tuve,

ya que después de todo son mellizas;

dejo mi brújula

con la advertencia de que el norte es el sur y viceversa;

dejo mi calle y su empedrado;

dejo mi esquina y su sorpresa;

dejo mi puerta con sus cuatro llaves;

dejo mi umbral con tus pisadas tenues;

dejo por fin mi dejadez.

Nota:

Si bien así lo encontré en el audio que coloqué arriba, aclaro que –hasta donde sé- es un error considerar que esto es “el” testamento de Mario Benedetti y/o que este texto se llame “Testamento”como lo hacen parecer en algunos blogs y páginas de internet y, al menos hasta donde yo sé (aunque quizá no esté al tanto si así lo ha expresado él o fue considerado así en sus numerosos homenajes en manos de personas que seguramente saben más que yo del tema) esto es un fragmento modificado levemente* de un texto de Mario Benedetti llamado TESTAMENTO OLÓGRAFO que forma parte de una publicación de este autor llamada BUZÓN DE TIEMPO de 1999.

* Sus párrafos comienzan así: “Yo, Rogelio Velasco, dejo…”

Más Mario Benedetti en mi Isla:

No te salves

Otherness

La ciencia siempre se ocupa de temas serios, o al menos eso se cree no?

Y con lo revolucionado que anda el mundo vaya a saber uno en qué andan los científicos hoy día… ¿vacunas? ¿bioterrorismo? ¿armamento? ¿tecnologías que superen aún mas los indescriptibles logros alcanzados? ¿extinguir para siempre el hambre y la pobreza en el mundo?

ya lo dijo Einstein

No no no… nada de eso… la cosa es seria, seria, seria…







Desde el diario que más informa a La Isla…

mononoticias

Que lo leí, lo leí 😯

La ciencia responde sobre la pelusa en el ombligo

el pupo pelusero PUAJ!

Un científico australiano sostiene haber resuelto el misterio de la proliferación de pelusa en el pupo. Estudió el caso durante tres años

¿Quién no enfrenta el problema de la pelusa en el ombligo?

Georg Steinhauser, investigador de la Universidad de Viena, descubrió que las pilosidades abdominales atrapan las hilachas y las conducen a las profundidades del ombligo. Para llegar a la conclusión estudió 503 pelusas de su propio pupo.
La observación científica demostró que pequeñas basurillas se forman en el aire y terminan almacenándose en el meollo del abdomen al final del día. “El vello abdominal crece en círculos concéntricos alrededor del ombligo” y por más sutil que sea invita a las partículas de mugre a depositarse dentro, a tal punto, que si uno se afeita la barriga la pelusa desaparece, por lo menos hasta que el pelo vuelve a crecer, según publicó Que.es
Afirmó además que “la cuestión de la naturaleza de la pelusa del ombligo preocupa a más gente de la que uno podría suponer a primera vista”.

www.rosario3.com Noticias | ¿En serio?

JUAAAAAASSSSSS!!!


Ahora ya sé que no debo preocuparme por nada…

la ciencia está al servicio de la humanidad…



Posts relacionados en mi Isla Infinita:

Zapatófono del Superagente 86 REAL!

Lograron que llueva gracias a…

¿Se te rompió el calzón? Quedate tranquilo…

Bueno!!! qué alegría!!! 😀
Estuve estos días con la pc en reparación, y no había entrado a mi Isla… Me encontré con unos cuantos comentarios!!! Eso es muy lindo!!! 🙂 y me gusta responderlos, pero tengo sueño y hoy me ocupé en armar un post que al final no terminé :$ , así que quedo debiendo:

  • una bienvenida 🙂
  • un “yeah!!!” por un esperado regreso 😉
  • y unos abrazos para dos habitantes mas asiduos!!! 😉

les dejo musiquita… espero tener un post a mas tardar mañana…   🙄

Mon@

Sencillito,

tierno si se quiere,

pero no por eso

menos efectivo:

pi

Via  Tá pensando o quê?

:mrgreen:

Este PI da para todo!


Posts relacionados en mi Isla Infinita:

pi, irracional y cool

repasemos matemáticas mientras viajamos…

TODOS PODEMOS SER EL PAPA – DEMOSTRACIÓN

No acepten lo habitual como cosa natural

pues en tiempos de desorden sangriento,

de confusión organizada,

de arbitrariedad consciente,

de humanidad deshumanizada,

nada debe parecer imposible de cambiar.


“El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.


MSN Entretenimiento me dio la idea, una vez más al abrir mi Messenger… pero esta vez no será una cita textual, sino que ellos hacían referencia a “Los trabajos más peligrosos del mundo- Héroes cotidianos que arriesgan su vida por un sueldo” con el siguiente encabezado:

Este 1º de mayo se celebra el Día del Trabajo y en MSN Entretenimiento quisimos rendir un homenaje a esos héroes cotidianos que arriesgan su vida desde recogiendo una simple basura del suelo hasta alimentando un león en un circo. Por este motivo, te presentamos en esta galería los oficios que según institutos laborales son los de mayor riesgo en el mundo, pero también otros que por su especificidad carecen de estadística, pero que no hace falta ser un guardián de los números para conocer su peligrosidad.

y yo utilizo parte del material publicado, no por su peligrosidad (aunque muchos la tengan) dada en estadísticas de las cuales no conozco su veracidad y dadas en función del país “ese”, del norte de América… Sino, porque me pareció bueno reseñar una ínfima parte de la inmensa variedad de labores a la hora de ganarse el pan en diferentes lugares, culturas, y realidades sociales…

Los comentarios están editados, pero palabra más palabra menos, he dejado los que acompañaban a esta selección en la nota original…

Encantador de serpientes

Encantador de serpientes

Fallar en un trabajo convencional puede causar, en el peor de los casos, un despido. Lo anterior no sucede en un oficio como el del encantador de serpientes. Donde una pequeña nota equivocada puede acabar con la carrera.

 

Foto: AP Photo/Bikas Das

Leñador

Leñador

Para la mayoría de los ecologistas se trata de asesinos de la naturaleza, pero la madera sigue siendo una industria que da trabajo a millones de personas alrededor del mundo.

Foto: AP Photo/Binsar Bakkara, archivo

 

 

 

Metalmecánicos

Metalmecánicos

Soportar hornos con hasta 300º C de calor puede ser una tarea para verdaderos valientes, como en el caso de los metalmecánicos.

 

 

 

Foto:REUTERS/ChristianCharisius

 

Lanzador de fuego

lanzallamas

Es altamente desaconsejado. Sin embargo, se trata de uno de los oficios circenses más antiguos y admirados por el público. Foto: REUTERS/Sergio Perez

Pescador

Pescador

Quien haya leído "El viejo y el mar" de Hemingway puede llegar a comprender la peligrosidad que afronta un pescador cuando sale a la búsqueda de su sustento diario.

 

Foto: REUTERS/Nir Elias

 

Piloto (comercial y de guerra)

Piloto (comercial y de guerra)

"Vuelve con vida" es la frase que tácita y mentalmente pronuncian los familiares de todos aquellos trabajadores cuyo oficio consiste en hacer levantar vuelo a un pájaro de acero, ya sea para transporte comercial o militar.

Foto: REUTERS/Jamal Saidi

 

 

Campesino

Campesino

“Aunque parezca increíble, el campo es una de las actividades más peligrosas del planeta. Sólo en Norteamérica, durante 2008 murieron 285 personas vinculadas con este tipo de actividades, lo que equivale a decir que de cada 100 mil campesinos o granjeros, 38,4 mueren. “ (SIC)

Foto: REUTERS/Amit Gupta

Techador

Techador

Un trabajo donde la gravedad es aliado y al mismo tiempo cercano enemigo. Sin lugar a dudas un oficio peligroso. Riesgos que afronta diariamente un techador, quien tiene en una tensada cuerda a su máximo confidente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: AP Photo / Remy de la Mauviniere

Enfermera de leones

Enfermera de leones

Puede ser el trabajo más arriesgado e ingrato de la faz de la tierra: adoptar un animal enfermo, cuidarlo hasta que se recupere y ser su platillo antes de escapar.

Y esto lo agrego yo:

Pero también tiene recompensas…en los abrazos que pueden recibirse…    

Foto: REUTERS/Jaime Saldarriaga

 

Electricista

Electricista

Es uno de los oficios más peligrosos y a menudo también más ingratos, pero la del electricista es una labor para verdaderos valientes, pese a que habitamos en países donde todos se sienten calificados para ser técnicos de fútbol y recomponer instalaciones eléctricas arruinadas. ¡Mucho cuidado!

(SIC)

Foto: AP Photo/Bob Edme

Recogedor de basuras

Recogedor de basuras

Cuando se afirma que las calles son peligrosas, pocas veces se piensa en el riesgo que corren en ellas los recogedores de basuras y los recicladores, quienes están en contacto constante con una gran cantidad de gérmenes y bacterias que ponen su vida al filo de la muerte.  Foto: AP Photo/Javier Galeano

Ayudante de veterinario de cocodrilos

Ayudante de veterinario de cocodrilos

Lo más curioso de esta elocuente foto -ya que no hace falta explicar a qué se dedican quienes sostienen una de las quijadas más peligrosas del mundo animal-son los guantes blancos de los enfermeros: parecen no temerle a que este cocodrilo reaccione y se les trague el brazo sino a que pueda contagiarlos de alguna enfermedad. (SIC)

Foto: REUTERS/Chor Sokunthea

Astronauta

Astronauta

Debemos admitir que dudamos a la hora de agregar la profesión de astronauta a nuestra galería de trabajos peligrosos, puesto que últimamente pareciera que ser un viajero espacial es cuestión de billetera, como demuestran los frecuentes viajes realizados por multimillonarios. Sin embargo, va nuestro reconocimiento a estos descubridores galácticos, quienes superan con creces el temor a lo desconocido. (SIC) Foto: REUTERS

Domador de leones

Domador de leones

Muchos parten y pocos llegan en una profesión como la del domador de leones, en la cual nunca se sabe cuando un lengüetazo del león termine en una muela del animal por culpa de un particular sabor a carne asada con la cual se levantó el domador a la mañana. (SIC)  Foto: REUTERS/Alexander Demianchuk

Limpiador de edificios

Limpiador de edificios

Nervios de acero, instinto de supervivencia e impecabilidad higiénica, son sólo algunas de las contrastantes características de estos titanes de las ventanas.

(SIC)

Foto: AP Photo/Greg Baker

 

 

Y no quisiera que el post pase sin hacer mención de tanta gente que no tiene nada que celebrar el 1º de Mayo… Los desocupados; los explotados; los marginados, a los que el mundo les niega su derecho a trabajar y ganarse la vida dignamente; los esclavos del siglo XXI, en todas sus formas… , los privados de su libertad a  manos de redes mundiales de trata de personas y… todos aquellos quienes víctimas de nuestra indiferencia no pueden optar por oficio alguno…

Mon@.

 

Etiquetas de Technorati: trabajo,día del trabajo,día del trabajador,1 de mayo,oficios,oficios extraños,oficios peligrosos,rarezas,reflexión,efemérides