A lo largo de los años esbocé un pequeño retrato de cómo son los seres humanos que viven de forma humana. Son personas que comprenden, valoran y desarrollan sus cuerpos, considerándolos bellos y útiles.

Son realistas y sinceras consigo mismas y con los demás; son personas bondadosas y amables consigo y con los otros. Quienes llevan una vida humana están dispuestos a asumir riesgos, a ser creativos, a manifestar su competencia y a cambiar cuando lo requieran las circunstancias. Saben buscar formas de acomodar lo nuevo y distinto, conservando para sí la parte de lo viejo que todavía es útil y desechando lo que ya no lo es.

Si sumamos todo esto, el resultado son seres humanos físicamente sanos, de mente atenta, sensibles, bondadosos , juguetones, auténticos, creativos, productivos y responsables. Se trata de personas capaces de valerse por sí mismas, que aman profundamente, y luchan con justicia y eficacia. Son seres que se sienten totalmente a gusto tanto con su ternura como con su firmeza, y saben distinguir entre ambas.

La familia es el contexto en el que se desarrolla una persona que cuenta con todas estas  dimensiones; y los adultos que dirigen la familia son los “fabricantes de personas”.

 

Virginia Satir

Terapeuta Familiar

 

Esto está escrito en un calendario que regalan en los consultorios a los que asisto a mi psicoanálisis de rutina (con mi “Psicoloca”:mrgreen: , como le digo yo…😉 )

Viene a cuento de que estaba buscando sin saber qué postear… y me puse a pasear por blogs amigos… al menos en tres… tocaban el tema de qué les puede estar pasando a ciertas personas en particular, o a las personas en general… para llegar a actuar de tal o cuál modo…( que me llevaría un post, o varios, si me extendiese sobre eso aquí)… y en otro de mis blogs preferidos…una reflexión sobre la humanidad me terminó por decidir a traer esto hasta acá…

Releyéndolo, una vez más, no puedo dejar de sentir la enorme (hermosa y amorosa) responsabilidad que he asumido al ser mamá… AVANTI!!! que haré todo  y más!!!

 

Posts relacionados en Mi Isla Infinita:

autodiscriminación

El mundo